Recuperamos las tradiciones

Vaya noche más divertida tuvimos ayer! Tras pasar un rato preparando la velada, estuvimos listos para practicar nuestras habilidades con las artes escénicas. Obras de teatro pensadas para concienciar sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente, canciones y juegos y bromas que nos hicieron llorar de la risa, y ya estábamos listos para el merecido descanso¡somos unos auténticos artistas!. Hoy por la mañana hemos mantenido la rutina de desayuno y asamblea, luego hemos recorrido la zona con una clave dicotómica que nos ha ayudado a buscar y recolectar los frutos típicos de otoño. Hemos aprendido sus propiedades y usos, es increíble todo lo que nos brinda la naturaleza, para comer, para curarnos, para mantener el equilibrio de nuestro ecosistema, ¡de verdad que tenemos que cuidarla mucho más!

Luego hemos trabajado con nuestras manitas y hemos aprendido a hacer cestas de mimbre, bueno, mimbre no, que su cultivo ha bajado considerablemente porque usamos plásticos en su lugar pero hemos usado médula de roten, que es mucho más ecológico . Hemos viajado en el tiempo y hemos recuperado el antiguo oficio de cestero, mirad qué cosas más bonitas hemos hecho.

Después ya era hora de comer: ¡hay que ver qué hambre da el trabajo!

Tras un rato de tiempo libre y juegos súper divertidos nos hemos encargado de plantar algunas de las semillas recolectadas por la mañana. Tan importante como cuidar lo que hay es ayudar a que en el futuro haya más y mejor. Hemos plantado un futuro árbol.

Como nos merecíamos un premio hemos tenido conexión directa con la granja escuela y hemos podido charlar brevemente con antiguos monitores recordando viejos tiempos. Siguiendo con el trabajo manual y el uso de recursos cercanos, hemos hecho un ambientador de romero que podremos utilizar en nuestros cajones y armarios, ahora nuestras habitaciones olerán mejor.

Sólo nos falta preparar la fiesta de la última jornada. Nada mejor para despedir esta inolvidable experiencia que pasar un buen rato todos juntos.

Noche de estrellas y los encantos del rio

Ayer por la tarde-noche tuvimos actividad triple. Primero, aprendimos a hacer jabón artesanal. Para ello, los monitores prepararon todos los ingredientes de antemano y unos bonitos moldes donde colocar la mezcla. Tuvimos que esperar a que se enfriase para poder desmoldar y envolver con celofán transparente emulando un caramelito. Después de fabricar jabón, llegó el momento ducha y cena. Como llevamos dos días y medio en marcha y ya nos vamos acostumbrando, los decibelios en el comedor bajaron drásticamente: ¡¡OCHO!! Hemos pasado de ser fábrica en plena marcha a calle Alfonso en plenas Fiestas del Pilar. Esperamos llegar a ser monasterio budista en estos próximos días. El sueño y el cansancio empieza a hacer de las suyas.

Ya cenados, tuvimos dos actividades más. En la primera, Javier nos habló sobre las constelaciones que se pueden ver desde el hemisferio Norte: tuvimos mucha suerte porque a pesar de que hizo fresquito pudimos contemplar una gran luna y un montón de estrellas. Jugamos a identificar constelaciones, hicimos ronda de preguntas y, ya podríamos orientarnos en plena noche, gracias a la Estrella Polar y la Osa Mayor. Estar lejos de una gran ciudad tiene muchas ventajas. Pero…. ¡¡la noche no acabó ahí!!

Los monitores prepararon un divertido juego que consistía en encontrar Pokèmons que se habían escondido entre los árboles. Para encontrarlos, teníamos que saber identificar, mediante fotos, qué lugar era para localizar el Pokèmon. Una vez encontrado el Pokèmon, teníamos que resumir la información que nos ponían en el cartelito en dicho lugar. ¡Nos lo pasamos bomba y, aunque ningún grupo encontró los 40 Pokèmons, fue la actividad perfecta para terminar la noche!

Hoy, tras una noche durmiendo como auténticos troncos hemos ido de excursión a descubrir los encantos del río y sus alrededores. Además, estamos viviendo la semana de transición del verano al otoño: ¡ya empieza a hacer fresquete! Por último, en la tarde, hemos celebrado el cumpleaños de Sofía con una tarta de chuches. Esta noche tenemos fogata de campamentos… y nos chivan por el pinganillo que podremos disfrutar de una obra de teatro hecha por los propios alumnos… aunque ¡tendréis que esperar a mañana para saber sobre ello!

La naturaleza cada vez tiene menos secretos para nosotros y como muestra aquí os dejamos unas fotos:

Primeras horas en Castellote.

Tras haber sobrevivido (casi) exitosamente la primera noche, hemos empezado el día con una asamblea donde nos han explicado los diferentes tipos de árboles y vegetación que íbamos a encontrar durante el paseo mañanero. En este, hemos subido hasta una ermita, donde hemos tenido una breve clase de observación y discriminación del paisaje. Además, hemos podido disfrutar de un valioso tiempo al aire libre.

Después de la comida y de un ratito de juego libre, hemos continuado conociendo y aprendiendo del mismo entorno los diferentes árboles y frutos que se encuentran dentro del recinto mediante un juego de pistas.

Por la noche, tendremos una velada nocturna donde nos enseñarán a identificar diferentes constelaciones pero sobre eso… ¡os contaremos mañana!

¡Hasta pronto, families!

Archivos

british school aragon

Copyright © 2018 britanico-aragon.edu
Todos los derechos reservados. Aviso legal.