Yo y mis emociones: las conozco y las gestiono

|

¿Cómo trabajamos las emociones en Infantil en el Británico?

El psicólogo y escritor Daniel Goleman, define la educación emocional como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”. 

Es fundamental que desde muy pequeñitos trabajemos y aprendamos sobre las emociones. Por eso, en el Británico, tenemos un proyecto de educación emocional con el objetivo de un desarrollo adecuado del mundo de las emociones, aprendiendo a identificarlas y gestionarlas.

La importancia de la educación emocional en infantil se basa en dos ideas clave: aprender adecuadamente sobre ellas a la vez que se desarrollan y la relación entre aprendizaje y emociones. Como señala  Álvaro Bilbao, doctor en Psicología y neuropsicólogo, en el artículo “Las emociones son un programa cerebral diseñado para aprender.»: “En la etapa de Infantil los niños comienzan a desarrollar su mundo emocional, siendo conscientes poco a poco de sus propias emociones y las de los demás, de su cuerpo y cómo afecta a su relación con los demás. Es por ello que es un momento idóneo para educar en una adecuada gestión y conocimiento emocional.”

Como indica Elisa Aragüés, psicóloga y orientadora de infantil y primaria del Británico: «en el colegio comenzamos a atender su mundo emocional desde que comienzan aquí, ofreciéndoles diferentes formas de comprender y gestionar lo qué les pasa y sienten. Por otra parte, la relación del aprendizaje con las emociones cada vez tiene más peso en las metodologías actuales gracias a los avances y la evidencia de la neurociencia y su aplicación educativa.»

Según el doctor en Medicina y Neurociencia y catedrático de Fisiología Francisco Mora, el cerebro solo aprende si hay emoción. Para ello, desde el colegio, trabajamos las cinco competencias de la educación emocional (Bisquerra):

En la etapa de infantil como señala Álvaro Bilbao  “El cerebro del niño está mucho más influido por las emociones que el de los adultos porque todavía no tiene tan desarrollada su parte racional. En este sentido son claves para todos los procesos de aprendizaje y que le ayudarán a sobrevivir en la vida. En realidad, las emociones son un programa cerebral diseñado precisamente para aprender. Esa es su principal función.” 

¿Y qué recursos usamos para trabajar las emociones?

Mucha comunicación con ellos, pero no siempre en estas edades saben expresarse así que les dotamos de recursos para que puedan gestionar esas emociones. A través de diferentes ejercicios de mindfulness aprenden el desarrollo de estas competencias. En nuestras cajas de la calma podemos encontrar imágenes que representan emociones, semáforos de las emociones para identificarlas, emocionómetro, cuentos. Materiales sensoriales para explorar y calmarnos como por ejemplo: pop it  (similar a las burbujitas de plástico para explotar), jabones con olor,  bolas blanditas, bolas de arroz, botes de la calma...Y materiales para aprender a conocer nuestra respiración y a calmarnos a través de ella como: bola extensible, muelles, dibujos con formas para respirar…

Nuestro equipo de orientadoras, en constante comunicación con los equipos docentes, ofrece formación y recursos a los profesores para que puedan dar al alumnado esas pautas que les hagan desarrollar las competencias de la educación emocional.

Gracias a la educación emocional conseguiremos que nuestros niños y niñas estén más motivados, aumentando su curiosidad, su concentración y sus ganas de aprender. Será un ingrediente clave en su éxito personal y profesional en un futuro, ayudándoles positivamente en su desarrollo intelectual.  En resumen, los niños serán emocionalmente más felices.

 
Nos hacemos fotos con el IPAD mostrando emociones

Archives

Copyright © 2021 britanico-aragon.edu
Todos los derechos reservados. Aviso legal.