ALUMNI BRITÁNICO Carlos Martínez: «el inglés y las experiencias que viví en el Británico me han abierto puertas a nivel profesional pero sobre todo me ha enriquecido a nivel personal»

|

Carlos Martínez (Zaragoza, 1990) es alumni del Británico de la promoción de 2008. Estudió en el colegio toda su vida, desde los 3 años a 2º de Bachillerato y tras su paso por el colegio se graduó en Ingeniería Informática en la Universidad de Zaragoza, donde se especializó en Ingeniería de Software.

Una vez finalizados sus estudios universitarios tuvo la oportunidad de participar en proyectos de software de distinta índole, tanto locales como internacionales. Desde la implementación de la primera versión de la plataforma que la startup aragonesa Neki ofreció a sus clientes, hasta formar parte de un gran proyecto para la compañía americana Walgreens (USA) en la que Carlos fue responsable del desarrollo de varios servicios que a día de hoy utiliza para el envío de ofertas personalizadas a millones de clientes.

A día de hoy está trabajando 100% en remoto para Wallbox como Ingeniero de Software donde, desde Agosto del año pasado (2021), forma parte de un nuevo equipo dedicado al desarrollo de herramientas y plataformas de uso interno para operar remotamente y monitorizar toda la flota de cargadores que la compañía tiene distribuidos por todo el mundo.

En la carrera Cross Country
en la ciudad deportiva

¿Dónde estás trabajando actualmente? ¿Por qué te decidiste por ese trabajo?

Actualmente estoy trabajando como Ingeniero de Software en Wallbox. Wallbox es una empresa que fue fundada hace relativamente poco, en 2015 con sede en Barcelona, que se dedica a la creación de soluciones de carga y administración de energía para uso residencial, semi público y público cuya misión es facilitar la adopción del vehículo eléctrico a través de sus sistemas de carga inteligentes. 

El ambiente internacional de la compañía, tener la oportunidad de participar en la creación de un futuro más sostenible a través de la tecnología con el reto técnico que esto supone y el poder seguir creciendo y desarrollándome tanto a nivel personal como profesional, fueron los motivos principales por los cuales me decidí por este trabajo. Y además, con el plus de poder hacer todo esto remoto desde mi casa o desde cualquier lugar (¡en estos momentos estoy escribiendo estas líneas desde Turín!).

¿Qué recuerdos tienes del colegio? ¿Cómo recuerdas tu paso por el Británico?

Del colegio tengo muchos y muy buenos recuerdos… coincido totalmente con María Poza: el Británico es como una gran familia, recuerdo especialmente esa cercanía con el personal del centro y entre compañeros tanto de mi clase como de otros cursos.  De infantil me vienen a la mente la mítica hora de la siesta con Visi y lo bien que nos cuidaba, a Charo enseñándonos el abecedario y los primeros partidos de fútbol en el recreo. Y hablando de fútbol, ¡vaya equipazo teníamos en su día con Amali de entrenador y los compañeros de clase de mi hermana María, ella incluida!

Sin duda una de las experiencias más especiales y enriquecedoras fueron los intercambios: el de Carlisle (Inglaterra) y el posterior en Hattersheim (Alemania). Qué buenos momentos pasamos…

Otro recuerdo muy emotivo durante mi paso por el Británico fue recibir en el curso 2004-2005 el Premio de Arte Joan Hughes que a día de hoy todavía conservo, en honor a nuestra querida profesora Joan.  Y algo que recuerdo también con especial cariño fue cuando me tocó ser uno de los capitanes de Costa junto a mi compañera Ana Budé, en 1º Bachillerato.

Graduación en 2008

¿Qué destacarías de tu aprendizaje aquí?  ¿Qué es lo que más te ha valido para tu vida personal y profesional de tu aprendizaje en el Británico?  Algo evidente, y en lo que coincidimos todos los compañeros Alumni, es el idioma inglés. Es una de esas cosas que conforme pasan los años valoras más y más… No solo porque a nivel profesional me haya abierto muchas puertas y dado la oportunidad de poder elegir entre un mayor número de posibilidades sino porque además a nivel personal me ha enriquecido muchísimo también. El idioma me ha permitido viajar, ser curioso, abrir la mente, conocer otras culturas, hacer amistades.

Y por supuesto, las capacidades adquiridas. Una base sólida de conocimiento y valores, unos buenos cimientos que me han ayudado a la hora de encarar cada camino que he decidido tomar en etapas posteriores de mi vida.

– ¿Profesores más queridos? Sin duda la pregunta más complicada porque les guardo a todos un cariño especial, pero uno de los primeros nombres que me vienen a la cabeza es el de Mª Carmen Martínez… fue nuestra tutora en 5º – 6º EP y toda la clase la queremos un montón. También Edgar y Pam, a los que les guardo un afecto gigantesco. A Manolo, por la amistad que a día de hoy nos une. También recuerdo con gran aprecio a Mª Ángeles Cortés y al Sr. de los Santos, dos grandísimos profesores y emblemas del Británico. O a Dámaso, por la infinita paciencia que tanto lo caracterizaba y por todo lo que se involucró con nosotros a lo largo de un curso tan complicado como lo fue 2º Bachillerato. También le guardo mucho cariño a Carmen Martín y a sus clases de alemán. Y mi lista sería interminable, hay tantos que me faltan por nombrar a los que les guardo mucho aprecio y a los que les estoy tan agradecido…

También además del profesorado recuerdo con cariño a otros tantos: a Ángel Artal, Coordinador de Deporte Escolar, a Conchita y Marlenne de cocina, a Visi de Secretaría, a Carmela, a Ana Cris, a nuestro entonces director Andrés Cirujano… o a Jesús, ¡el que fue tantos años nuestro profesor de Judo!

– ¿Algunas anécdotas que recuerdes? Recuerdo, por ejemplo, que unas Navidades cursando Bachillerato me propusieron desde el centro hacer de Papá Noel. Obviamente no me lo pensé dos veces. Me puse el disfraz, la barba y el gorro y bajé directo a la polivalente a darles una alegría a los más peques del cole. 

Otra anécdota que me viene a la cabeza está relacionada con mi afición por el dibujo. Recuerdo en un examen de física con Santiago plantear el análisis de un problema relacionado con una inmersión marina mediante un dibujo al más mínimo detalle en el que llegué a incluir hasta rocas, una estrella de mar y algún que otro pez. O aquel examen de filosofía con Dámaso en el que decidí adjuntar una caricatura del filósofo en cuestión del que nos estaba examinando porque me sobraba algo de tiempo. 

Ignacio en Tokyo

Archives

Copyright © 2021 britanico-aragon.edu
Todos los derechos reservados. Aviso legal.

Matrícula abierta 2022-2023
Plazas limitadas.
Visitas Personalizadas

¡INFÓRMATE YA!
close-link