ALUMNI Teacher. Maite Azúa: recuerdos y anécdotas de la profesora de música del Británico entre 1978 y 1991

|

Inauguramos con Maite Azúa una sección dentro de ALUMNI, dedicada a entrevistas y reflexiones con profesores que han pasado por el Colegio Británico en sus casi 50 años de vida.

Maite Azúa se considera una ciudadana del mundo. Ha vivido en varios países: Canadá francés e inglés, Cuba y Reino Unido, y ha participado en cursillos de pedagogía musical en España, Hungría y Austria. En Londres recibió durante 3 años clases de perfeccionamiento pianístico, participando en varias actuaciones en público. Y  de todos ellos ha adquirido experiencias y conocimientos que forman parte de su gran bagaje musical y cultural.

Vinculada también al mundo del Ballet, fue alumna de María de Ávila unos años, pianista de algunos cursillos de Ballet en París, y profesora de Música del Conservatorio Profesional de Danza 26 años. Actualmente sigue con sus prácticas diarias de piano y las actualizaciones de sus libros para algunos adultos que estudian con ella. Las dos cosas le entusiasman. A partir de aquí Maite nos va a reflexionar en primera persona sobre su vida y su paso por el Británico:

«Después de mi etapa en el extranjero, al regresar a España, con 33 años, el Colegio Británico me ofreció el trabajo de monitora en los autobuses (jamás lo había hecho y me daba pánico, pero la vida es así). Cuando quienes entonces formaban la Administración se enteraron de que tenía la carrera de Piano española y de que también podía dar las clases en Inglés.. ¡Gran Sorpresa y alegría!. El colegio necesitaba urgentemente alguien que reuniera esas dos particularidades así que no dudaron, me prefirieron como profesora.

Pedí que comprasen un Piano, y que acondicionasen un aula para Música:  instrumentos, tocadiscos, casettes, etc,  medios que entonces todavía no tenía el colegio.   Ambas cosas se cumplieron. Primero fue el aula y un poco después llegó el piano.  Mis  primeros meses, fueron muy difíciles, por la falta de esos medios hasta que llegaron, e igualmente por mi falta de experiencia, que no de entusiasmo y de soñar con ser la mejor profe del mundo.  Pero una vez que llegaron el aula y el piano todo mejoró impensablemente.

¿Algo que siempre me ha importado mucho sobre la enseñanza musical? Pues el tema del oído musical y cómo no hay que pensar ni decir a nadie que “no tiene oído”. A unos les cuesta más que a otros pero todos pueden avanzar.  Como a un alumno a quien yo quería mucho por el entusiasmo que ponía y que pasó años sin conseguir llevar en el pandero el ritmo básico que yo le marcaba.  ¡Qué majo, lo que conseguía era….. ir a contratiempo, invariablemente! Pero un día se acercó al piano, me escuchó unos segundos, cogió un instrumento y……… ¡Por fin!, ya le salió, y para siempre… Habíamos triunfado.

ACTUACIONES en el Colegio. Fueron muchas. A ver, no nos salieron de sobresaliente casi ninguna pero, ahí quedaban nuestras mejores intenciones. Además de las actuaciones de cantar, nos gustaban mucho las de percusión, como aquel arreglo mío de El Mercado Persa,  y las de flauta y piano.

De las cosas que más gustaban: escenificar cantando algunos fragmentos de Zarzuela con disfraces y todo: ¿Dónde vas, con mantón de Manila? “A la sombra de una sombrilla”…. “Lleve usté, Nardos caballero….” Una muy divertida fue la de ¿Dónde estarán nuestros mozos?

ACTUACIONES fuera del Colegio  Entonces eran menos frecuentes que hoy en día eso de actividades y actuaciones fuera del recinto escolar. Aún así, recuerdo algunas:

Unicef concurso, en ¿antiguo Coliseo Equitativa?.  Un pequeño coro de alumnos, recuerdo algunos del entonces 5º de EGB. Presentábamos una canción a concurso, tenía que haber sido compuesta por la profesora, yo, claro!.  “Hoy, hay tanto que hacer, en mi país, en el de usted….“

 “Navidad Musical en la Plaza de España de Zaragoza, atrayendo al público a cantar con nosotros” No sabría cuál de las actividades fuera del Colegio nos entusiasmó más a los alumnos y a mí, pero seguro que una de las que más nos conmovió fue la de la Plaza de España en navidades.  Mañana muy fría y gente yendo y viniendo por esa transitada zona, a hacer sus compras de Navidad. Coro de alumnos de varios cursos del Británico, y yo tocando en el acordeón, “Cuando cantas, yo canto con tu libertad…” de Verdi (Va Pensiero) , y repartiendo fotocopias de la letra y música al público que pasaba por allí, y que se unían a nosotros, cantando.  Entonces aún no se hablaba del Flashmob que ha popularizado internet pero, aunque mucho más improvisado y a nivel amateur, eso es lo que fue, un flashmob no tecnológico. Recuerdo entrañable.

 Viaje a Valencia,  para actuaciones extraescolares en varios colegios. El repertorio consistía en algunas cosas cantadas y otras con instrumentos de percusión, que llevamos desde aquí en el tren.  Me encargué yo de todo: contactos, billetes de tren, hospedajes en casas de alumnos de allí, y hasta contraté un fotógrafo para que filmara las actuaciones (desafortunadamente, aunque lo hizo, nunca apareció ni hemos visto ese video) Os podéis imaginar lo que fue aquel viaje con unos 10-12 adolescentes, con instrumentos, en el tren ¡Qué locura, pero… ¡cómo nos divertimos!  Guardo muy buenos recuerdos de entonces.

VISITAS CULTURALES y participación activa en Cultura Musical

Entrevista Johnny Griffith, saxofonista de jazz, el día antes de su actuación en el Auditorio, como práctica de la lección que estábamos trabajando en ese momento, de introducción al Jazz.

Mañana de Jazz en el Café Universal, del Pº  Fernando Católico.  Reservamos ese café durante un par de horas una mañana y llegué a un acuerdo con Chus Fernández y su grupo de Jazz para que acudieran a darnos un concierto y tener luego un coloquio con los estudiantes y contestar a sus preguntas sobre música y sobre jazz. Y así se hizo.  Fue una matinée muy curiosa y que gustó a todos, alumnos, su profe, músicos, y al personal del Café Universal.

 Viaje/visita a los principales órganos de Aragón, con quien hizo de guía nuestro, Eduardo López Banzo, hoy en día magnífico director de Al Ayre Español. ¡Qué excursión tan interesante y divertida!  Llenamos el autobús con un par de cursos de los mayores. Estaban los de 7º de EGB y alguno más.  Eduardo tuvo mucha paciencia… gracias, amigo.

 DEL DÍA A DÍA EN EL COLEGIO como es lógico, hay recuerdos de todos los tipos. Los madrugones, no los olvidaré nunca, eso no me gustaba . Y aparte de eso, recuerdo muchos momentos agradables con compañeros: profesores, personal de cocina, limpieza, el Sr. Sáinz con sus bricolajes, administración… el entonces director José María Marín, que me apoyó mucho en mis primeros tiempos, muchos de los padres que formaban el Consejo de Administración, tengo muy buenos recuerdos de ellos. Cómo el de que  una vez yo ya trabajando en el Conservatorio de Danza, en 1991, me llamaran para que volviera al Colegio pero ya las cosas habían cambiado.

Lo que me ha emocionado actualmente es que al cabo de tantos años alguien en el Colegio todavía me haya contactado para esta entrevista.

El Colegio, su dirección, me permitió trabajar muy a mi aire, con unas programaciones muy especiales que hice, de las que sin proponérmelo, pero con un trabajo descomunal, salió mi serie de 9 libros “El Aprendiz de Músico”, para los 8 cursos de EGB y para el Profesor. BUP era aparte, era Historia de la Música, que la daba en inglés. Esos libros luego han evolucionado, pero siguen latiendo y proporcionando conocimientos y vivencias musicales a otros aprendices. Y claro, el pensar en la elaboración de esos libros va unido a pensar en el British School, y en tantos alumnos que me ayudaron a experimentar y mejorar sistemas de aprendizajes.

En fin, el Colegio Británico ha sido una parte muy importante de mi vida, que no ha terminado, como se ve en el hecho de estar hoy en día, en el 2021, escribiendo esto y de que si no sigo no es por falta de temas todavía vívidos en mi mente sino porque hay que saber echar el freno y creo que ya me ha llegado el momento en este escrito. ¿verdad Marta?  Y de seguir en contacto directo con bastantes de estos alumnos, el último que me ha contactado hace poco y que me mencionó en su escrito, el estupendo Kike Calvo, que anda explorando el piano ahora, al cabo de los años! ¡Hola Kike!

Mis Últimos días en el Británico. Esa etapa fue muy dura aunque suavizada por las muchas muestras de afecto, como lo que me firmaron los alumnos de mi curso/promoción 3ª, en la página de dedicatorias de mi libro del Profesor de El Aprendiz de Músico.

He disfrutado mucho escribiendo esta entrevista y rescatando viejas fotos a lo largo de varias semanas. Ha sido como recomponer una película y en colores.  La mía, en el Colegio Británico.

Archives

Copyright © 2021 britanico-aragon.edu
Todos los derechos reservados. Aviso legal.

Matrícula abierta 2022-2023
Plazas limitadas.
Visitas Personalizadas

¡INFÓRMATE YA!
close-link